Cuidados y enfermedades más comunes en conejos

DIETA, ALOJAMIENTO Y MANEJO

Los conejos son herbívoros, y debido a su pequeña talla son incapaces de almacenar la suficiente fibra para pasar sin ella largos periodos y permitir la digestión microbiana. Son fermentadores intestinales, pero a diferencia de otros herbívoros poseen un mecanismo selectivo de excreción de fibra.

Los piensos comerciales que le damos a nuestro conejo generalmente no están balanceados del todo bien, ya que el conejo necesita más porcentaje de fibra y menor porcentaje en proteína del que traen. Se recomienda un máximo de proteína del 16% y un mínimo en fibra del 18%. Los excesos de proteína y la deficiencia en fibra predisponen al desarrollo de enteritis graves y de obesidad en conejos.

El conejo debe tener libre disposición al heno durante todo el día, de hecho los conejos pueden no contar con pienso o semillas en su dieta, pero nunca debe faltar heno. El heno facilita el limado dental del conejo además de contribuir a desarrollar los cecotrofos de gran calidad nutricional. El heno más común es el de alfalfa, no obstante debemos tener cuidado ya que contiene grandes cantidades de calcio de manera que debemos controlar otras fuentes del mismo para evitar problemas de hipercalciuria (exceso de calcio en orina).

También se pueden administrar vegetales sobre todo hojas verdes, pero nunca en animales destetados o recién incorporados a un nuevo ambiente, ya que el factor estrés puede facilitar la colonización de la flora digestiva patógena y causar enterotoxemia.

El conejo debe tener siempre acceso a una fuente de agua pues beben 150 ml por kilo de peso al día aproximadamente. Se suele administrar en botellas o pipetas, para que no se moje el cuello y no le produzca dermatitis húmeda.

 
Se recomiendan las jaulas de metal y no de madera y en la medida de lo posible permitir el acceso al exterior de la jaula con los propietarios presentes. Los conejos son animales que muerden mucho cables, alfombras y muebles entre otros, sobre todo si el aporte de heno o fibra en forma de hojas verdes es deficitario. El fondo de la jaula se debe llenar de sustrato (virutas de madera y heno) para absorber la orina y reblandecer el suelo, de esta manera evitamos el desarrollo de pododermatitis.
 
Son animales que toleran bien las bajas temperaturas en la casa, pero no toleran bien temperaturas superiores a los 28 grados centígrados. Durante un exceso de temperatura estos animales no incrementan su consumo de agua, sino que se esconden y buscan un lugar fresco.
 
Generalmente son animales dóciles, pero se debe recordar que en la pirámide nutricional son presas. Por ello, la incorporación de un conejo en un hogar debe de ser cuidadosa, evitando el exceso de manejo los primeros días, ruidos o situaciones de estés, tanto puntuales como prolongadas. El conejo responde al estrés de dos maneras, quedándose quieto o bien huyendo. Un conejo estresado o enfadado suele golpear el suelo con las patas traseras. Los conejos se cogen con una mano por la piel del cuello apoyando las extremidades posteriores en la otra mano, nunca se debe forcejear con ellos. En caso de que se pongan nerviosos es mejor soltarlos y volverlo a intentar, ya que en una mala manipulación existe un alto riesgo de fracturas.

DESPARASITACIÓN, BAÑOS, VACUNAS, ZOONOSIS.

Se deben desparasitar de dos a cuatro veces al año, dependiendo de dónde vivan, tanto de vermes internos, como de ácaros y pulgas.

Se puede administrar panacur (20 mg/kg/día 3-5 días), o ivermectina (4mg/kg cada 15 días, dos o tres dosis). No está recomendado el uso de fipronilo para pulgas, ya que los puede intoxicar. En estos casos es más segura la selamectina (pipetas para gatos menores de 2,5 kg).

No se recomienda lavar a los conejos, ya que se acicalan solos. Excepcionalmente se puede utilizar un jabón con PH neutro.

Actualmente existen 4 vacunas para los conejos, la decisión de su uso y de la pauta vacunal depende de las condiciones del hábitat del animal. Se vacuna contra mixomatosis, enfermedad vírica hemorrágica, pasteurelosis y endotoxemia.

Las enfermedades de los conejos más comunes que pueden afectar al humano son: rabia, cryptosporidium parvum, giardia, e. cuniculi, taenia serialis, sarcoptes scabiei, cheyletiella parasitovorax, pasteurella multocida, yersinia pseudotuberculosis, salmonela y dermatomicosis.

ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DEL CONEJO

Sistema musculoesquelético: El esqueleto supone un 8% del peso del animal y por ello hay que tener mucho cuidado en el manejo ya que hay un alto riesgo de fracturas. Los músculos del tercio posterior están muy desarrollados para correr y saltar.

Digestivo: Poseen un sistema digestivo muy desarrollado que llega al 20 % del peso del animal. El estómago es relativamente pequeño, con flexura esofágica marcada y cardias desarrollado que imposibilita el vómito. Píloro muy muscular. Estas características junto con el acicalamiento facilitan la formación de tricobezoares (bolas de pelo contenidas en aparato dijestivo).

El intestino es voluminoso, sobre todo el ciego y colon proximal. El ciego es 10 veces más voluminoso que el estómago y representa el 40% del volumen del tracto gastrointestinal. Ambas estructuras poseen saculaciones para realizar un mecanismo selectivo de excreción de la fibra y retención de partículas solubles para la fermentación.

Los conejos tienen dos tipos de heces: las redondas y duras que resultan de las contracciones peristálticas del colon y empujan la fibra hacia el recto para su excreción y los cecotrofos, heces blandas, en forma de racimo que resultan de las contracciones antiperistálticas del colon que desplazan retrógradamente los líquidos y partículas en suspensión hacia el ciego donde se producen las fermentaciones. Finalmente los cecotrofos son excretados, siendo comidos directamente del ano, aunque algunos animales pueden comerlos del suelo. Los cecotrofos salen envueltos de un moco que los protege del PH gástrico y poseen la mitad de la fibra y el doble de proteína que las heces normales, además de ser un aporte de vitamina K y B.

Sistema respiratorio: Son animales respiradores nasales obligados, con una cavidad nasal larga y estrecha. El tórax es muy pequeño, por lo que, aunque no vomitan, se recomienda un breve periodo de ayuno prequirúrgico para evitar la excesiva compresión del sistema digestivo sobre el respiratorio.

Urinario: Riñones fácilmente palpables. El color de la orina varía de amarillo claro a rojo, lo que no debe confundirse con sangre en orina. La consistencia es de líquida a cremosa, ya que eliminan calcio por la orina.

Reproductor: El macho posee dos testículos intraabdominales que descienden a las bolsas escrotales, alopécicas, a través del canal inguinal que permanece abierto toda la vida. Poseen un pene que carece de hueso y está localizado caudal al escroto. No poseen glándulas mamarias.

La hembra posee dos ovarios, dos cuernos uterinos que desembocan en una amplia vagina. A diferencia de otros mamíferos el aparato reproductor femenino carece de cuerpo uterino. Son poliéstricas anuales, de ovulación inducida por el coito.

CAUSAS DE NO INGESTA DE CECOTROFOS Y DIARREA EN CONEJOS

- Exceso de proteína en la dieta: el animal no necesita ingerir los cecotrofos como fuente de proteína porque ya ha alcanzado los niveles necesarios, al no ingerirlos no completa la digestión normal por lo tanto no ingiere la vitamina K, vitamina B y la fibra necesarias y por ello se produce un síndrome de malnutrición.

- Exceso de comida. Los conejos siempre tienen hambre y un exceso de comida también puede ser la causa de no ingesta de los cecotrofos.

- Dieta con bajos niveles de fibra provocan alteraciones en el tránsito intestinal. Algunas hierbas y legumbres disminuyen la palatibidad de los cecotrofos. Mejor tener siempre heno de alfalfa y muy poca cantidad de semillas o piensos

- La obesidad impide que el conejo pueda llegar a su ano para ingerir los cecotrofos.

- Dolor. Si el animal tiene dolor no comerá lo que puede derivar en íleo paralítico. La anorexia está causada por estrés, malestar y dolor principalmente de origen dental y gastrointestinal.

- Dolor en zona perianal

- Hipomotilidad gastrointestinal causada por tricobezoares (bolas de pelo)

- Diarreas y enteritis

- Enteropatía mucoide o enteropatía epizoótica del conejo (mortal)

- Disautonomía e impactación fecal

- Neoplasia gástrica e intestinal.


! Vamos a tratar a tu mascota igual que a las nuestras. !

Rúa Peregrino, 25 27600 Sarria, Lugo

667 50 57 92

982 88 67 22

© 2020 Servepet Sarria.

Please publish modules in offcanvas position.