La importancia de la desparasitación interna

A diferencia de los humanos, los animales de compañía, no son autosuficientes y necesitan que nos preocupemos por su bienestar. Ellos no entienden de salud, de prevención de enfermedades y no deciden cuando ir al veterinario. Los animales no se paran a pensar que comer y es por ello que en ocasiones comen lo que no les conviene. Viven al día, según sus instintos, y solamente piensan en cuándo será el próximo paseo o si la hora de comer se acerca. Pero como seres vivos que son tienen unas necesidades, y si queremos tener mascota para muchos años es nuestro deber prestarles atención.

Una de las partes más importantes del cuidado de la mascota es la desparasitación interna, ya que además de suponer un riesgo para la salud del animal puede llegar a ser un riesgo para nosotros mismos. Con una pastilla cada tres meses (en función de su peso corporal) podemos minimizar en mayor medida el riesgo de que nuestros animales de compañía se parasiten y a la vez protegernos nosotros mismos. Cuando hay niños en el hogar este punto gana mayor importancia ya que ellos son sus compañeros de juegos, y no tienen las suficientes nociones de higiene. Además los niños, ancianos y personas inmunodeprimidas son el mayor grupo de riesgo ante estas parasitosis.

En el mercado podemos encontrar diferentes productos para este fin que en ocasiones nos pueden llevar a equívocos en cuanto a términos de dosificación. Por ejemplo, dar a tu perro una pastilla que está formulada para 10 kg de peso cuando pesa 30 kg no hará el efecto deseado en el animal y no lo desparasitará internamente, por esa razón es muy importante pedir siempre el prospecto de los productos que se compran, sean adquiridos en comerciales, clínicas veterinarias o farmacias.

Existen diferentes especies de parásitos intestinales y los cachorros son especialmente sensibles. Siempre se recomienda a los propietarios observar las heces en busca de gusanos, aunque en ocasiones el animal puede estar parasitado y los gusanos no aparecer en las heces.

La pauta de actuación más correcta comienza con la realización de un examen coprológico (análisis de heces) en busca de dichos parásitos para poder dar el tratamiento más adecuado al cachorrito. En ocasiones, por cuestiones económicas no se hace este protocolo, ya que este análisis es más costoso que darle la desparasitación al animal directamente, bajo una pauta.

La pauta de desparasitación en el cachorro debe ser más estricta ya que, al ser más joven y estar en crecimiento corre más riesgos de desnutrición, disbiosis intestinal, impactación por parásitos, disminución de las defensas de cachorro a la hora de la vacunación, alergias e incluso pueden afectar al aparato respiratorio de nuestra mascota con graves consecuencias para su salud. Hay diferentes pautas de desparasitación interna en cachorros, lo más común es desparasitarlo a las 6 semanas de edad por primera vez y cada 3 semanas hasta que cumpla los 6 meses de edad. A partir de este momento, la pauta pasa a ser trimestral.

Existen multitud de parásitos intestinales y prácticamente todos son transmisibles a las personas, especialmente a niños, personas inmunodeficientes y personas con poca higiene. El animal puede adquirir parásitos de muchas formas, siendo las más frecuentes el olfateo de la zona anal de otros animales o de zonas donde otro animal haya defecado, el acicalamiento de otro animal con la lengua, alimentos contaminados, pulgas, garrapatas y carnes crudas.

Principalmente los encontramos en el intestino, aunque puedan tener otras localizaciones como hígado y pulmón y se dividen en dos grupos:

• 1-Vermes planos: (tenias o cestodos) como el Dipylidium caninum, Taenia hydatigena (equinococus granulosus)… Equinococus granulosus.

Cabe hacer una especial mención a este parásito ya que es el que más problemas puede acarrear al ser humano siendo un problema para la salud pública.

El perro o gato albergan el parásito adulto sin producirles ninguna alteración. Sin embargo, los animales que lo tienen pueden transmitirlo eliminando huevos por las heces que pueden ser ingeridos por los humanos o por otros animales herbívoros. En éstos la larva liberada de los huevos se enquista en diferentes localizaciones, pero más específicamente en el hígado, formando el llamado Quiste hidatídico, que produce graves trastornos en las personas y otros animales. El ciclo se cierra cuando el perro o el gato ingieren vísceras contaminadas con estos quistes (oveja, cabra, vaca…).

CICLO DE EQUINOCOCCUS GRANULOSUS (QUISTE HIDATÍDICO) *Ampliar imagen

QUISTE HIDATÍDICO HEPÁTICO

CICLO BIOLÓGICO DE DYPILIDIUM CANINUM *Ampliar imagen


2-Vermes redondos: como el trichuris vulpis, strongylos, áscaris, toxacara, ancylostoma.

CICLO BIOLÓGICO DE TOXACARA CANIS *Ampliar imagen

CICLO BIOLÓGICO TRICHURIS VULPIS *Ampliar imagen

Los animales parasitados pueden mostrar o no síntomas de enfermedad. En caso de cachorritos muy parasitados, estos pueden provocar graves diarreas, carencias nutritivas, estupor, o nerviosismo, deshidratación, etc… además de ser foco para otros animales y personas

Los gatos pueden tener también los dos tipos de vermes redondo y planos, ambos viven en el tracto gastrointestinal. Muchos de los gatos infectados no presentan ningún síntoma, pero si la carga parasitaria es muy grande, pueden causarles pérdida de peso, vómitos y diarrea, irritación alrededor del ano y fallo o retraso en el crecimiento, especialmente en gatos jóvenes.

Gusanos planos en gatos: (Son largos y planos, compuestos por varios segmentos. Los huevos son liberados en las heces mediante la liberación de segmentos del gusano que contienen huevos. Se parecen a granos de arroz y a veces pueden verse alrededor del ano heces y cama. Los más comunes son taenia taeniaformis y dipilidium caninum (también afecta a perros como hablamos en el apartado anterior). El dipilidium se transmite al gato por medio de la ingestión de pulgas durante su lamido diario y la taenia por comer pequeños roedores.

Gusanos redondos en gatos: Los gusanos redondos son los parásitos intestinales más comunes en gatos y existen también dos tipos principales que son toxaracaris cati y toxacaris leonina. Los huevos de estas lombrices pasan a las heces y pueden ser ingeridas por otros gatos. También pueden se puede transmitir por roedores y pasan al gato cuando este caza. Los roedores son huéspedes intermedios del parásito por lo tanto si el roedor come huevos también se infecta pero sin sufrir la parasitosis, en cambio el gato al comer el roedor, sí la sufre.

Toxacara cati también se puede transmitir a través de la leche materna a los gatitos. Cuando una madre está infectada de gusanos redondos algunas formas inmaduras (larvas) permanecen dormidas en determinados tejidos del organismo. Esto no causa daño a la madre, pero después de parir la larva migra a la glándula mamaria y es excretada con la leche.

TOXOCARA CATI

En gatitos jóvenes es conveniente desparasitar cada dos semanas desde las 6 hasta las 16 semanas de vida, con medicamentos eficaces contra gusanos redondos.

Los gusanos planos suelen ser un problema más común en animales mayores, por lo tanto los animales adultos deben desparasitarse con un medicamento eficaz contra gusanos planos y redondos. El tratamiento variará en función a las condiciones de vida del animal, por ejemplo en gatos que andan libres y por lo tanto se parasitan más deberíamos darles una desparasitación interna y externa mensualmente.

Hay que tener siempre en cuenta que los gusanos redondos de los gatos también pueden afectar a las personas no en su forma adulta pero sí en su forma larvaria. Un ejemplo muy claro es la larva migrans que puede desarrollar daños en los ojos de los niños y provocar ceguera. La infección de gusanos planos no suele ser muy común en humanos, pero puede ocurrir ocasionalmente, generalmente en niños que ingieren una pulga que contenga larva de un gusano plano.


! Vamos a tratar a tu mascota igual que a las nuestras. !

Rúa Peregrino, 25 27600 Sarria, Lugo

667 50 57 92

982 88 67 22

© 2019 Servepet Sarria.

Please publish modules in offcanvas position.